Mi reencuentro con la lectura

Si tengo que pesar en el primer libro que me atrapó, el que marcó mi reencuentro con la lectura, sin dudas fue "Un extraño en el espejo" de Sidney Sheldon, quien se convirtió en uno de mis autores preferidos. Tal vez fue su trama, la capacidad en mezclar historias tan diferentes, la manera de describir todos los detalles, o mi forma de leer lo que me permitió colocarlo en la cúspide, en lo mas alto, de mis libros literarios. 

 Es una situación algo rara el cómo leí ese libro. Aclaremos desde ya que tenía quince años y no me encontraba tan fanática de las novelas escritas como lo soy ahora. Cuando comencé a leerlo, la primera vez que mis ojos se posaron en las letras del prólogo, me desconcerté. Acostumbrada a textos un poco más simples, mi mente se descolocó por completo ante una situación en la que no entendía lo que quería decirme el autor. Así fue como abandoné a primera vista la lectura. 

 Como el libro había sido colocado accidentalmente a propósito en una pequeña biblioteca ubicada en mi habitación sentía la sensación de querer intentarlo una vez más pero no lo hacía. Ese vaivén siguió por unos meses en los que prioricé el estudio por cuestiones lógicas de que me encontraba a punto de terminar el año, pero me mentalicé en que apenas terminara las clases me daría una segunda oportunidad con el texto. 

 Terminado el año escolar, me dispuse a completar mi única tarea: leer ese libro.

 Fue distinta ya mi predisposición, no tenía ningún apuro por leer el texto. El prólogo seguía causándome algo de desorientación pero ya no lograba lo que pudo en mi primera impresión, es decir, que dejara de leer. Cuando completé mi lectura del libro (con una maratón de cien páginas en un día. En ese momento, era todo un logro para mi) comprendí, al fin, que el prólogo tenía relación con el final, algo que no me esperaba. Tampoco me esperaba ese gran final. 

 Me alegro por haberme dado una segunda oportunidad con este libro, me abrió un mundo de nuevos mundos, lo considero como mi llave hacia el placer de leer... cada uno tenemos una distinta, supongo ¿No? Fue el primer libro con el cual realmente leí. Descubrí la maravillosa mente que puede llegar a tener un escritor y eso mismo es lo que me hace admirarlos. 

 No hay nada mejor que un libro en tus manos a punto de ser leído... y que nada te impida seguirlo.

Si aspiras a encontrarte a ti mimo,

No te mires al espejo

Porque allí encontrarás solamente una sombra, 

Un extraño...

SILENIUS, Odas a la verdad

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar