Mi primer libro

Si bien debo comenzar diciendo que mi experiencia con la lectura es muy poca, también debo mencionar que hubo algunos libros lograron atrapar mi atención, y marcaron algo en mí. Nunca fui una de esas personas interesadas por la lectura. Quizás esto sucedió ya que en mi casa, si había algún libro, solo era para juntar tierra. No pertenezco a una familia de lectores. No quiero excusarme con esto, ya que está en uno tomar un libro y ponerse a leer. Reconozco que durante un largo tiempo solo leía aquellos textos necesarios o solicitados por la escuela, es decir, la poca lectura que realizaba no era por placer. Ya de más grande comencé a plantearme, por qué nunca había leído algo por el simple hecho de querer leer. Fue en ese momento en el que poco a poco me fui interesando por la lectura, comencé a averiguar y a pedir recomendaciones. Al tiempo me decidí por mi primer libro. Era la primera vez que entraba a una librería sin haberme equivocado de local, fui derecho a buscarlo, pero no lo encontré. Me dijeron que no lo tenía, fui a otras librerías, y tampoco lo tenían. Parecía que el destino jugaba en mi contra. Pero cuando estaba por darme por vencido, mi abuela me llamo diciendo que había encontrado una librería en su barrio que lo tenía, y me lo había comprado. Rápidamente fui para su casa en busca de mi primer libro. Al entrar, ni bien la saludé, le dije: “¿Lo tenes acá?, a lo que ella ni respondió, solo tomo el libro y me lo dio. En ese momento tuve mi primer libro, El código Da Vinci.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar