Memorias de mi lectura 2

Cuando era chico mis papás siempre me insistían para que leyera, pero yo no le encontraba lo entretenido a esa tarea. Luego, más entrado en la escuela primaria, esto cambió. El primer libro lo leí dentro de un taller de lectura y se llamaba “El pequeño vampiro” de Angela Sommer Bodenburg. A esa edad, alrededor de los ocho años, me gustaba leer historias con cierto nivel de misterio y un claro ejemplo de esto fue: “Socorro” de Elsa Bornemann . Podría decirse que este libro fue el preferido de mi infancia y todavía hoy recuerdo su tapa.

 

En la escuela secundaria la lectura se convirtió en un hábito y a su vez en una responsabilidad porque debía leer ciertas obras como tarea diaria. Algunas de las que más me gustaron y por eso las recuerdo son: “El juguete rabioso”, “Los siete locos” y “El Jorobadito” todos ellos de Roberto Arlt. Este autor junto a Julio Cortázar y Jorge Luis Borges podrían ubicarse como mis preferidos debido a que siempre me gustó leer ese estilo de cuentos que, si bien no son tan extensos, dicen mucho y tienen un final que da lugar a la interpretación del lector, y creo que estos tres escritores, son los mejores a la hora de realizar esa tarea. Recuerdo que cuando leí “Bestiario (Cortázar), terminaba uno de los cuentos, por dar un ejemplo “Ómnibus” o “Circe”, y comenzaba a leer el siguiente. Tal vez “Bestiario” haya sido el único libro en el que ningún cuento me disgustó.

 

Por último, me gustaría nombrar uno de los cuentos que más me atrapó que es “La Metamorfosis” de Franz Kafka, un relato en el que uno puedo imaginar de diferentes formas al protagonista y que hizo que la lectura sea muy llevadera.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS
Cerrar